martes, 13 de julio de 2010

Cosas que jamás se deben decir a quien perdió un bebé en el embarazo

Aunque ya he publicado algo de esto en un post anterior (Cuando no sabemos qué hacer, qué decirle a los padres... Cómo dar las condolencias), quiero compartir  con todos un extracto del artículo publicado en http://sinsiquieraconocernos.blogspot.com/2010/04/que-no-decir-quienes-perdieron-un.html#comment-form, blog de una joven mujer ecuatoriana, Paz, pues creo que es absolutamente adecuado a la experiencia de la mayoría de personas que pasan por la triste y dolorosa experiencia de perder a un bebé no nacido
Creo que sus consejos son también aplicables en los casos en que que murió un bebé de pocos días.

Que NO decir a quienes perdieron un embarazo
Este post se refiere únicamente a madres que perdieron un embarazo, no a madres que perdieron un hijo ya nacido. No me malinterpreten, cualquier tipo de pérdida es igual de importante, pero este post va para las que perdieron un embarazo porque parece ser que la sociedad desvaloriza la pérdida de un embarazo, piensan que como el bebé nunca llegó a nacer es menos importante, y por ello tienen comentarios en donde se resta importancia al sufrimiento de perder un embarazo. Nunca faltan las personas con comentarios que en vez de hacernos sentir mejor nos ponen peor, sé muchos no lo hacen con mala intención, por eso decidí escribir este blog, para que sepan lo que NO se debe decir:

  • Fue para mejor (¿cómo puede ser la pérdida de un hijo algo "bueno"?)
  • Sé fuerte, no llores (¡acabo de perder a mi bebé, cómo diablos no voy a llorar!; NO repriman el llanto, déjennos llorar, es una forma de liberación, si nos reprimen sentiremos como que estuviera mal o que es un estorbo para el resto)
  • Ya tendrás otros hijos (¿y éste? ¿acaso no importa?)
  • Son jóvenes, aún tienen la vida por delante (¿y qué si somos jóvenes? eso no quita el dolor de perder a un hijo, no nos quita todas las esperanzas, sueños que teníamos para nuestro hijo).
  • (Cuando ya han pasado algunos meses)  ¿Por qué sigues llorando? ¡Ya es hora de que lo superes! (Antes que nada, cada quien tiene su proceso de luto -se considera psicológicamente normal que el luto dure un año- algunos tardan más y otros menos, y no se debe presionar a nadie para que lo supere rápido. Además, SIEMPRE recordaremos a ese bebé, tal vez con el tiempo ya no lloremos tan seguido, empecemos a disfrutar otra vez de las cosas, pero SIEMPRE será parte de nosotros)
  • Por lo menos estabas de pocas semanas (!!! No importa de cuánto tiempo estaba, no importa si eran 4 semanas o 38 semanas, era mi hijo/a, tenía muchos sueños, ilusiones, anhelos)
  • Deberías estar agradecida por los hijos que ya tienes (-no hablo por experiencia pero supongo el sentimiento de esas madres- ¡claro que estoy agradecida por mis hijos! pero eso no significa que no me haga falta el bebé que acabo de perder)
  • Era sólo un embrión/feto, no era un bebé (!!!! ERA UN BEBÉ, mi bebé, mi hijo/a, que importa si aún no estaba completamente desarrollado, sigue siendo un bebé, fue mi hijo/a desde el momento en que lo concebí).
  • De todas formas eres muy joven/vieja (no importa nuestra edad, eso no quita el amor, los deseos, ilusión que teníamos para con ese bebé)

Creo que todos los comentarios que realiza Paz en su escrito son muy ciertos y oportunos y pueden ser una gran ayuda para esas ocasiones en las que debemos acompañar a un amigo que pasa por tan triste pérdida… y no sabemos qué decir.
Lo más importante es tener presente que quienes han perdido a un hijo, independientemente del tiempo de gestación o de vida extrauterina, se sienten desconsolados, y lo que necesitan es afecto, más que una frase “sanadora”. Acompañar, abrazar, decir cuánto los queremos, dar un espacio al desahogo y ofrecer ayuda (la que ellos necesiten) puede ser  lo más adecuado. El tiempo y el amor… harán el resto.

4 comentarios:

  1. Cuantas cosas tenemos que escuchar nosotras, las madres que perdimos hijos que sólo nosotras conocimos, que solo nosotras los sentimos y cuidamos desde el primer día, desde antes del primer latido.

    Pero la sociedad parece no comprender esto, o quizás les incomoda nuestro dolor, no lo sé. Yo también escribí sobre esto en mi blog y a todas nos duelen los mismos comentarios.

    Una vez, una psicóloga me dijo que "programe" mis oídos y sólo reciba lo bueno, comentarios que sumen algo a ese día. Al resto, que lo descarte y no me sume dolor. Y eso trato de hacer.

    Cariños!

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Ceci, por tus palabras. Estoy de acuerdo. Nada de lo que nos digan debería dolernos si nosotros no lo permitimos, pero es un proceso arduo y lento el de aprender a no recibir comentarios inadecuados y a no sentirse herida por ellos, sin dejar de sentir afecto o gratitud por la persona en sí.
    Me parece interesante aquello que dices de a los demás tal vez les "incomode" nuestro dolor, Creo que es cierto. Muchas veces es más el desconcierto, el no saber qué hacer, qué decir o cómo sentirse, lo que hace que las personas digan tonterías mayúsculas que a veces pueden herir profundamente.
    Algo importante en estas vivencias es que si llenas tu corazón del amor por tu hijo, puedes aprender nuevas cosas sobre el ser humano, sobre la caridad y la paz, y superarte a ti misma. Aunque se supone que eres la parte frágil de la ecuación, por ser la que sufre, puedes terminar fortaleciéndote al punto de ser luego pilar de soporte y consuelo para otros. Muchas madres estamos en ese camino y ese es, un poco, el sentido de este espacio.
    Gracias por ingresar y compartir lo que sientes y piensas. Te deseo lo mejor y espero encontrarte nuevamente por aquí.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tu ayuda con esas palabras

    ResponderEliminar
  4. Espero sean útiles para poder ayudar, verdaderamente, en lugar de causar un mayor dolor.

    ResponderEliminar

Tus comentarios son valiosos para mí y para otras personas. Anímate y comparte con nosotros.