lunes, 14 de junio de 2010

¿Quién se preocupa del padre tras la pérdida de un hijo?

Creo que usualmente la respuesta es sí, porque somos quienes tuvimos a ese ser en gestación y en las
madres recae la mayor parte de la crianza, lo que conlleva una mayor carga de recuerdos, experiencias, momentos especiales, sin contar que las mujeres por naturaleza suelen ser (hay excepciones) más sensibles y sentimentales, con el aspecto emocional más desarrollado y libre.

Las mamás suelen sufrir la pérdida de una forma casi visceral, como si parte de su cuerpo se fuera de ellas. es natural, a mí me ha pasado y puedo dar fe. Creo que ya nunca fui la misma, me quedé sin una parte. Pero con lo que quedó pude volver a vivir y rehacer una vida que anhela la felicidad como todos, pero siempre ese espacio quedó como hueco...

Sin embargo no siempre es así. hay padres
que no logran superar el hecho, más que la mamá misma. En el punto intermedio están los que sufren inmensamente pero dirigen sus fuerzas a apoyar a su esposa, lo que los hace esconder su pena y volverse duros para apoyar así a quien consideran requiere más apoyo. ¿Y alguien los apoya a ellos?

Es mi caso. Mi esposo fue un roble en el cual me sostuve para seguir levantándome cada día. Lo que necesitaba hacer de momento para pasar la pena, salir a caminar, llorar desconsolada, o simplemente no hablar, me lo dejó hacer. Hay una parte de mi vida de la que casi no tengo recuerdo, sólo sé que pude atravesarla sin lamentos ni prohibiciones de su parte, sólo un océano de comprensión y ternura.

Sin él no hubiera podido recuperarme y volver a vivir, y le agradezco por siempre por haber estado ahí para mí, pero me duele mucho saber que si con su invaluable ayuda pude superar las tremendas condiciones en la que quedé tras la pérdida de mi hija, no puedo decir lo mismo de él, pues no tuve la fuerza o la visión oportuna dela situación para ayudarlo como él necesitaba. Mi dolor era como un agujero negro que me absorbía, y me dejó ciega para lo que había a mi alrededor. Y ahí estaba él. Con todo su amor y su paciencia y sus deseos de que yo no enloqueciera. Pero para pasar su propia pena y superar su propio proceso no hubo nadie, así que se refugió en el trabajo de manera casi compulsiva e hizo lo que pudo.
El resultado es un hombre bueno, lleno de amor, pero también lleno de temas no atendidos en su momento, y con una parte de su ser emocional como tasajeada, mutilada, sin que parezca poder hacer ya nada por revertir el orden de las cosas. Sólo me queda agradecerle su amor pidiendo al cielo que poco a poco pueda curar esa herida que debe estar en el alma como la piel quemada, con una capa gruesa y retorcida que recuerda permanentemente lo que se sufrió, sin dejar espacio a piel nueva, más suave y flexible, que pueda adaptarse a la nueva vida de una forma más adecuada y saludable.

Nuestros hijos desean ver que sus padres dejan de sufrir. Debe ser tarea de ambos, unidos, pensando el uno en el otro... y en sí mismos.

10 comentarios:

  1. hola mi nombre es elizabeth mi hijo murio hace tres años nueve meses desde ese dia no lo encuentro sentido ami vida creen que vale la pena seguir viviendo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elizabeth...claro que vale la pena seguir viviendo...pero cada uno debe encontrar sus propias razones.
      ¿Las mías? Porque pude sacar adelante a mis hijos (hoy uno es economista y la otra una linda mamá que me ha hecho una feliz abuela), porque pude tener la gracia de Dios de tener nuevamente un bebé y por su misericordia fue niña, nuevamente. Hoy está grande y me hace renegar mucho, pero, es mi hija y doy gracias por su vida en mi vida. También porque esa experiencia, por más desgarradora que fue, me hizo unirme mucho más con mi esposo, Creo que así como aprendemos más de los errores que de los aciertos, el dolor une más fuertemente que la felicidad.
      También valió la pena porque esa experiencia me hizo más humana, más comprensiva, me hizo entender de qué se trata la fe en Dios, y, de hecho, de no ser por lo que pasé en su momento, por todo lo que sufrí, y porque seguí adelante hasta dejar de sobrevivir y volver a vivir, no existiría este espacio, ni tendría la posibilidad de ofrecer mi aliento y mi solidaridad a quienes como tú, están sufriendo con el corazón roto. Nadie que no lo haya vivido nos puede entender, por eso yo te comprendo y sólo te pido que trates de pensar que la tristeza no es la única manera de mantenerte atada a tu hijo.
      No sé lo que hayas pasado en estos años, ni cómo están los que te rodean respecto a eso, pero sí te digo que la vida te da muchas posibilidades de honrar la memoria de tu hijo y mantener con él un lazo de amor, sin lágrimas y sin angustia en el corazón. Una vivencia así te permite ver otras cosas, como puede ser compartir o apoyar a niños desvalidos, niños que sufren, niños que necesitan de ese amor que tienes guardado.
      ¿No crees que tu hijo desde el cielo vería con una gran sonrisa que por él seques tus lágrimas, sanes tu corazón, salgas adelante y ayudes a otros?
      Nadie te pide que olvides, ADEMÁS ES IMPOSIBLE.
      La propuesta es hacer que su partida nos deje algo, que hagamos que tenga un sentido y no sea sólo un vacío absurdo. Que podamos aprender a ser sus madres y padres, esperando el momento del reencuentro mientras valoramos la vida y nos hacemos merecedoras de ella.
      ¿Qué dices?

      Eliminar
  2. mi nombre es Diana Urueta y estoy desvastada mutilada sin ganas de vivir ni de nada mi hija mi unica hija mi Luna de 8 añitos se fue por culpa de un medico que le coloco una ampolla para adulto mi bella princesa que tenia tantos planes para su vida siempre planeando siempre soñando siempre alegre todas sus cosas su ropa sus juguetes estan como ella los dejo solo quiero estar con mi amor no soporto mas esto me duele tanto que mi niña ya no ria ya no salte no soy capaz de salir para no ver a los demas tan felices y mi preciosa princesa ya no tiene oportunidad de cumplir con sus sueños de ser actriz de ser medico de cuidar a sus papas cuando viejitos esto duele mucho muy hondo, tambien perdi a mi unica hermana hace 15 años y ami mamá hace 10 me dolieron mucho pero esto que estoy viviendo ahora es insoportable supera todo dolor todo mi bella princesa nos dejo a su papá y a mi solitos el 30 de noviembre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Diana... entiendo cómo te sientes... el vacío inmenso, el dolor desgarrador, el deseo de no vivir, la obsesión por sus cosas... sí, es un dolor que supera todo lo que sufriste, aunque nadie lo pueda entender...
      Lo he pasado y muchas mujeres también, y espero que tú también un día, aunque ahora no lo creas posible, puedas mirar atrás y darte cuenta de que aprendiste a vivir luego de sanar tu herida.
      Entiendo muy bien que no soportes ver personas felices, madres con sus hijos, seguramente, a mí me pasó también, y en la oficina en la que trabajaba tenía que encerrarme en el baño a llorar desconsolada cada que veía a una madre cargando a su bebé. No estás loca ni eres una mala persona. Es sólo una manifestación del dolor tan terrible que siente tu corazón, y que no encuentra la manera de adaptarse a un mundo que se siente vacío y oscuro sin el objeto de su amor. Pero si tienes fe y paciencia, día a día, aunque sea muy lentamente, irás entendiendo que aunque no puedas abrazar a tu niña ni la puedas ver de nuevo, hay muchas formas en que puedes hacer que ese amor de fruto (otros hijos, otros niños, otras causas) y así tu pequeña desde el celo sentirá felicidad de ver que sus padres ya no sufren sumidos en el desconsuelo, sino que vuelven a vivir y a sonreír.
      Tú serás por siempre su madre y ella será por siempre tu hija amada. eso nadie lo cambiará.
      Recibe un abrazo fuerte con todo mi cariño.

      Eliminar
  3. Hola,ayer perdí a mi única hija,tres meses antes había perdido a mi hijo ala hora de nacer,ellos eran mellizos..la sonrisa de mi niña hizo que superará rápido la partida de él niño tres meses después murió ella debido a un virus mortal llamado tos ferrina...estamos destrozados mi esposa y yo y no tengo idea como consolarla...esto es muy difícil dé asimilar...No se porque nos está pasando esto..mí esposa está muy mal y tengo miedo de perderla a ella también.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos Iván: No puedo imaginar tu desolación ni la de tu esposa... su tremenda pérdida... lo siento muchísimo. Pero lo que sí te puedo decir es que no están solos en su dolor, aunque lo vean así en este momento.
      Yo no creo en aquello de que Dios se lleva angelitos al cielo ni nada por el estilo. Me parece en cambio que a veces la vida es terriblemente difícil y así como hay momentos en los que todo encaja y somos absolutamente dichosos, hay momentos en los que todo es negro y caemos en un oscuro pozo sin fin. Ustedes están ahí en este momento, pero no será así por siempre, sin embargo ahora es muy importante que se apoyen mutuamente, pues si se unen para afrontar esta pérdida sus hermosas criaturas sentirán que ustedes las aman.
      Una de las cosas que aprendí muy dolorosamente es que yo seguiría siendo madre de mi pequeña aunque ya no estuviera conmigo, porque se es madre y se es padre para siempre. Ustedes también lo son. Aún hoy tus bebés siguen siendo tus hijos y te necesitan. Los necesitan.
      Sólo me queda recomendarles hacer tres sencillas cosas: Ayudarse el uno al otro, tenerse mucha, mucha paciencia, y hacer esto sin mirar al futuro ni ponerse metas, sólo tratando de superar un día a la vez.
      Trata de llegar al día siguiente y luego al otro, y cuando sientas desesperar recuerda el amor con que el amaste a tus bebés. Y cuida mucho a tu esposa. Tal vez ella aún no pueda avanzar como tú, y deberás comprenderla. Sé bien que sufres terriblemente, pero su vivencia como madre es mucho más compleja y su dolor más difícil aún de superar.
      No busquen respuestas porque no hallarán lo que no existe. En cambio recuerden el amor que han compartido, apóyense el uno al otro, y enfrenten su pena y la vida, que no se detiene, un día a la vez.
      El amor no se acaba. Sus pequeños sentirán que ustedes los siguen amando, aunque no los puedan ver o abrazar. El amor traspasará todas las barreras.

      Eliminar
  4. Hola yo también perdí a mi único hijo de 9 años por la negligencia de un par de médicos que no le quisieron prestar atención médica, lo crié sola pues el papá de mi hijo me abandono apenas se enteró que estaba embarazada. Eh pensado muchas maneras de quitarme la vida puesto que no encuentro alivio ni descanso para este dolor y sufrimiento tan grande que llevo por dentro, a principio le eche la culpa a Dios y le eh pedido perdón y me arrepiento de todo lo que ofendí a Dios pero todavía me queda esa sensación de que el hubiera podido haber levantado a mi pequeño de esa cama y haberlo dejado conmigo aquí , pues él y yo siempre fuimos uno sólo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tibisay, entiendo tu terrible dolor, Lo lamento muchísimo.
      Por otro lado, sólo puedo recomendarte que no te martirices buscando lo que nunca encontrarás, porque nadie puede darte una respuesta a tu pregunta...
      No te sientas mal, Dios entiende tu corazón destrozado, pero ten presente que para quienes creemos, los porqués son algo que debemos dejar de lado, porque sólo nos da mayor sufrimiento y angustia.
      Te lo digo porque yo lo he pasado, y llegó el momento en que debí elegir entre seguir atormentándome, como si Dios fuera un servicio de emergencia que no me atendió cuando debía hacerlo...o confiar en que hay una razón para todo aunque no esté de acuerdo, aunque me haya destrozado la vida, aunque yo jamás la llegue a saber. Porque eso es mi FE: confiar en lo que no veo y en lo que no puedo responder.
      Yo lo hice y fue lo que me permitió volver a vivir.
      Espero te suceda igual.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  5. Hola Buenos tardes.
    Yo me encuentro en proceso de duelo. Mi hijo de 12 años se me suicido el 26 de enero de este año.pues se acerca su 1er aniversario de su partida.. Yo estoy en depression fui yo la que lo encontró colgado en Su cuarto al siguiente día recuerdo haberlo tratado de quitar el nudo de la soga, cuando lo acostamos en su cama quise darle respiración boca boca,, yo lo sentí calientito aun y creí que vivía que se podía hacer halgo aun pero NO. Se me fue y esta fecha es para mi sólo un constante pelea en mi mente. Si hubiera sabido que partiría, que habría hecho,, q que cambiaría, y que llegaría esa fecha, como lo aprovecharia su momento. Estoy con psicólogo,psiquiatra medicamento, no puedo dormir sin médicarme, me da miedo que llegue la noche esa imagen de encontrarlo me atormenta cada noche y nunca volví hacer la misma. . Eh llegado a verlo a oírlo, incluso e olido ese olor cuando entre ala habitación,.. lo que dice al principio del b blog ese fue mi experiencia igual mi esposo sin el yo no estuviera a qui, nos mudamos de casa días después y yo en la madrugada salí caminando sin tener conciencia a donde hiba fui a la casa donde paso y encontré una soga y quería saber y intentar como lo hizo. Yo queria suicidarme. El dormido se despertó muy angustiado al ver que no estaba dice que algo le pasó la mente levantate y vete a la otra casa. El fue y me encontró, tuvo que internarme en centro de rehabilitación, francamente después de eso no recuerdo de mi nada, sólo se que lloraba y lloraba me medicaban para calmarme y tranquilizantes y recuerdo sólO dormida sin noción del tiempo no lo podía creer y aun me deprime tanto y la culpa es la que no me deja vivir en paz... fue mi culpa lo hice enojar. Sus últimas palabras que me dijo: mama nunca cumples tus promesas que me prometes, se fue a su cuarto cerrando la puerta fuerte. Fue la última vez que lo mire su cena quedo servida Mark 3 veces le hable y no salió, al Dios siguiente desayuno Mark 3 vx y caminando en el pasillo desde ahí fue traumático sentimiento que sentí al forzar su puerta lo encuentro.
    Díganme ustedes como logró ver mi realidad por que aun no puedo creerlo. Mi hijo nunca más lo volveré a ver en Julio 11 fue su 13 cumpleaños y todo el mes fue dormir y dormir y dormir llorando despertando mencionando su nombre en voz alta. Tengo aun perdida de memoria no quede bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Geyvi, qué bueno que hayas escrito. Es muy consolador porque me dice que buscas hacer algo mejor, que quieres salir de la situación en la que te encuentras.
      Es terrible lo que compartes y no puedo imaginarme estar en tus zapatos, es demasiado dolor. Lo siento muchísimo por ti y tu esposo, y porque nada de lo que uno pueda decirte realmente te dará consuelo.
      pero lo que puedo tratar de compartirte, es un pensamiento, que aunque es duro, es real: No siempre se pueden evitar algunas cosas.
      Posiblemente te angustias pensando qué podrías haber hecho distinto, o por qué le tuviste que decir lo que le dijiste, y la verdad, es que no sabes lo que pasó por su mente en esos momentos, lo que realmente sucedió en esa habitación. Y sin saberlo todo lo demás es inútil.
      Sé que no es lo que esperas leer, pero es la realidad. Podemos especular por horas. pero la única realidad es que tu hijo ya no está físicamente y hay que aprender a vivir con eso, hay que aprender a ser una madre distinta, una que ame a su hijo sin verlo ni tocarlo, pero aún así amándolo.
      Es más, amándolo más que nunca porque lo sucedido merece mucho amor y mucho perdón, para él y para ti.
      No trates de adivinar qué hubiera sido si.... no tiene propósito alguno. No trates de despejar tu mente echándote al mundo como si no hubiera pasado nada, eso sólo aumento tu soledad. No trates de huir de la realidad, porque eso es sólo postergar lo inevitable, la vida habrás de enfrentarla más tarde o temprano.
      Con la cercanía de su primer aniversario te invito a cambiar el arrepentimiento por amor, las preguntas sin respuestas por amor, los barbitúricos por amor.
      Amor a raudales, amor por tu hijo, que tal vez no tuvo una actitud correcta, madura, y los privó de una vida compartida, pero que más allá de las palabras, sabes que te amaba.
      Amor por tu esposo que también sufre y aún así te apoya cuanto puede.
      Amor por ti, que vives sufriendo tanto, y necesitas un poco de paz y serenidad.
      Trata de conectarte con la naturaleza, con alguien que necesite ayuda, con personas que no miren lo superficial sino lo interior, y encontrarás la forma de canalizar tu amor por él en una nueva forma.
      Ya no eres la misma ni lo serás jamás, pero aún puedes ser una gran mamá.
      No pienses que fue un final, tal vez sea un principio para ambos, no el que habrías pensado, de hecho que jamás, pero puede ser uno que vuelva a encontrar un camino al amor y te ayude a vivir la vida y no sólo a sobrevivirla.

      Eliminar

Tus comentarios son valiosos para mí y para otras personas. Anímate y comparte con nosotros.