viernes, 27 de diciembre de 2013

La fe, bálsamo contra el dolor

El siguiente texto es en realidad un comentario de un lector a la primera entrada de este blog, que además es la más visitada: http://sobreviviendoanuestroshijos.blogspot.com/2010/06/como-enfrentar-la-muerte-de-un-hijo.html#comment-form.
Su nombre es Juan, y llegó a este espacio virtual al ver que su esposa lo hacía, luego de perder a su único hijo. Tanto en esa ocasión, en que compartió su sentir el 26 de septiembre pasado, como ahora, creo que sus vivencia puede ser inspiradora para otros, por eso la publico aquí. 
Esta carta continúa en un nuevo post, pueden buscarlo en página mencionada, en la que comparten su alegría por la forma como su historia ha ido evolucionando..
Ad portas de un  nuevo año, siento con claridad que mientras el mundo se prepara a celebrar con alegría un fiesta, muchos están sufriendo la mayor agonía de su vida.
Para ellos, para ustedes, van estas líneas llenas de esperanza , fe y amor.
Luzma


Hola, Soy nuevamente yo, Juan, el esposo de Patty, padres de Isaías Benjamín, el bebe que partió el 4 de mayo.
Escribo otra vez por que quiero compartirles que día a día, Dios hace su obra en mi, soy sanado poco a poco, y poco a poco voy avanzando en el camino de la paz.
He leido unos cuantos comentarios de padres que han pasado por lo mismo que nosotros, y realmente es doloroso leerles, por que se lo que siente, pero a su vez, puedo darme cuenta del valor que tiene el CONOCER verdaderamente a Dios, y que tener una relación personal con Jesucristo es LO ÚNICO que puede sostenerte en los momentos más difíciles de la vida, y hacerte ver la existencia desde la genuina perspectiva de Dios. Dejar partir a un hijo, es lo mismo que dejar que se te parta el corazón, nadie que no ha sido padre, puede comprender realmente lo que se siente pasar una noche con un hijo agonico en un hospital, ver su cuerpo muerto luego de una autopsia en el servicio medico legal, y finalmente dejarlo en un cementerio para que lo entierren... Yo si lo entiendo, se lo que siente cada padre y madre al dejar a quizás "su único hijo" como el mio yo lo deje en el "campo santo"... volver a tu casa y ver sus juguetes, su cama, su ropa, los artículos para su baño, su mamadera... ufff, realmente hay que vivir que se parta el corazón para comprender el dolor de estos estimados padres que he leído aquí. Yo los entiendo, y por lo mismo quiero alentarlos con todo mi corazón, a que si quieren ser sanados como YO lo estoy siendo, entréguenle su vida al Hijo de Dios, Jesucristo, por que finalmente solo Él tiene el genuino poder para sanar todas las heridas de nuestra alma. Yo se que alguno me dirá o pensará !!Claro, si Dios existiera o me amara no se habría llevado a mi hijo!! pero yo les respondería, lo que le respondo a cada persona que sin conocer a Dios, trata de sentir lastima por mi !!Todos moriremos algún día, el asunto es que mi Bebe murió antes que yo!! por ende, no importa "tanto" como o cuando moriremos, sino más bien, si 1º aprovechamos la vida de la manera correcta, y 2º ¿donde iremos a parar luego de la muerte? Creo que eso es más importante y trascendente que quedarnos pegados en el dolor, que aunque es legitimo, si vivimos para él, jamás lograremos seguir viviendo. Unos me han dicho que con esta perdida, debía "aprender a vivir con el dolor", pero ¿saben que? yo desafío al dolor, por que yo no quiero "aprender a vivir con un dolor", yo quiero ser libre de todo dolor, y recordar a mi hijo, extrañarlo, aún amarlo, pero "SIN DOLOR", y ¿saben que? Dios me está sanando el dolor, lo hace minuto a minuto, y con eso me muestra que no el asunto no es tan solo "tener fe" como para autoconsolarme, sino más bien el asunto es "DONDE DEPOSITAS TU FE", Jesús me ha demostrado que es digno de ser depositario de mi fe, por que Él es aún más grande que mi propia fe...

1 comentario:

Tus comentarios son valiosos para mí y para otras personas. Anímate y comparte con nosotros.